Historia

Bajo la dirección de Antón Corral, nace en septiembre de 1984 como una actividad más del “Obradoiro Escola de Instrumentos Musicais Populares Galegos” de la Universidad Popular de Vigo, con la intención, no sólo de potenciar y expandir la música popular gallega, sino de realizar un trabajo serio sobre la técnica de gaita y percusión, procurando forjar futuros profesionales que conozcan y dominen el instrumento. En el año 2001 la banda se desliga de la Universidad Popular, pasando a ser parte de la Asociación Cultural Xarabal.
La sección de Percusión intenta llevar a cabo un comprometido trabajo de estudio y análisis de los distintos ritmos e instrumentos.
La reciente creación de Bandas de Gaitas en nuestro país, nos obliga a renovar la percusión, que sin huír de los ritmos tradicionales, y basándose en ellos, cree formas musicales que satisfagan las necesidades, incluso sonoras, de este tipo de agrupaciones.
En base a esta idea, se utilizan instrumentos de percusión diferentes a los que estábamos acostumbrados a escuchar en los grupos de música popular.

La banda de Gaitas Xarabal pretende ser portadora de un mensaje de integración con todos aquellos que en distintas facetas se marquen como objetivo común el de conseguir mayores niveles de calidad y perfección en el empleo de la gaita. Un claro exponente de esta idea es la inclusión de instrumentos tan ajenos como el sintetizador, congas, bongos, timbal, etc; empleándolos siempre sobre una línea tradicional.
Las gaitas con las que tocan los gaiteiros fueron construídas por los alumnos del “Obradoiro”, y están afinadas en SI, alternando en ocasiones con RE, MI, y SOL.
La elección del nombre se dio por el significado de la propia palabra: “Agrupación de peces ante un peligro”, y que en su momento se identificaba con la difícil realidad que estaba viviendo la música popular en nuestro país, y la necesidad de hacer un frente común para solucionar el problema.
La tradición no consiste solamente de vivir del pasado, sino de reconstruirla en el presente para que permanezca en el futuro. El folklore se hace día a día y lo difícil es dar con las formulas justas que garanticen su aceptación e introducción en la cultura popular.